Polvo, mucho tiempo de trabajo, y esperas interminables… Esto suele ser lo que generalmente llevan a muchos a buscar si se puede reformar sin obras. Por eso has venido ¿no?

Es que, está claro que las reformas son necesarias, pero es un poco tedioso tener que gastar tanto tiempo en limpieza y ver la casa hecha un desastre justo por una reforma. Lo peor es que, generalmente, inclusive cuando es solo una reforma en la cocina, todo el piso se ve comprometido.

Por suerte para todos, sí, se puede reformar sin obras ¿Pero sabes cómo? A continuación, os dejamos algunas obras secas que podéis realizar sin volver un desastre vuestro piso ¿Preparados? ¡Vamos allá!

¿Cómo reformar sin obras es posible?

Hasta hace unos años, las opciones para construir eran las mismas de toda la vida. No obstante, actualmente, con las soluciones de la industrialización, es posible reformar una gran variedad de áreas a costos bastante reducidos, y sin tener que destrozar toda la casa, ensuciar todo, y sin tanta pérdida de tiempo.

Claramente, no todas las reformas son posibles sin obras. Por ejemplo, para cambiar unas tuberías de hace 30 años, claramente, se necesitará realizar obras, por la naturaleza de este tipo de obras. Sin embargo, existen alternativas a muchos otros tipos de obras.

¿Qué es una obra seca?

Antes de entrar en materia directa, es importante conocer a qué vamos a hacer referencia cuando hablamos de reformar sin obras. En pocas palabras, vamos a mostraros una serie de obras secas que podéis realizar.

En resumidas cuentas las obras secas no son más que sistemas de construcción que suplantan a las obras convencionales, y que son más fáciles de implementar, más limpias, se pueden llevar a cabo fácilmente con los habitantes del hogar dentro, ya que no realizan demasiado ruido, ni levantan tanto polvo.

Por norma general, una obra seca no utiliza materiales húmedos como cementos y masillas, ya que todos los elementos van adheridos, clavados o encastrados, lo que reduce además los tiempos de espera por construcción. De esta forma, no tienes que esperar todo el tiempo de secado de una obra convencional. 

Entre algunos de los materiales utilizados para este tipo de obras se encuentran:

  • Placas de yeso o pladur
  • Paneles metálicos
  • Madera
  • Tarima flotante
  • Suelos vinílicos
  • Papeles pintados

¿Qué reformas sin obras puedo realizar?

A continuación, veamos qué reformas se pueden conseguir sin necesidad de realizar obras:

Pintar las paredes

Entre las reformas sin obras, la más básica es pintar. Y de hecho, es una de las que mejor aspecto le suele dar a la casa, con una inversión relativamente pequeña, de aproximadamente 10 euros por metro cuadrado.

Sin embargo, uno de los puntos que a muchos no les suele gustar de pintar, es la necesidad de desplazar todos los elementos de la habitación, y cubrir los restantes, para que estos no queden repletos de pintura. Para aquellos que se lo piensan para echar una mano de pintura, siempre estará disponible el papel pintado, un papel decorativo y adhesivo que es fácil de instalar, y en unos pocos minutos puede darle un look espectacular a tu piso.

Remodelar el baño

El baño es una de las áreas comunes en casa que por ley debe estar impecable, y con un aspecto increíble. Mucho más si estás buscando alquilar.

Sin embargo, inclusive si eres de los amantes de la limpieza, es posible que las baldosas del suelo con el paso del tiempo terminen deteriorándose, llenándose de humedad, y con un aspecto bastante feo.

Para este tipo de casos, la alternativa suelen ser los suelos de vinilo adhesivos, un material que se coloca súper fácil en el suelo, es antideslizante, resistente a la humedad y a las altas temperaturas. Además, no producen hongos, que es una gran ventaja que tiene dentro de los baños.

Para las paredes, podemos aprovechar los azulejos adhesivos, que no solo le darán un aspecto espectacular al baño, sino que además imitan muy bien a los azulejos reales.

Reformar los pisos sin obras

Para reformar los pisos sin obras tenemos dos alternativas a los suelos de toda la vida, que no requieren ningún tipo de obras. Se encuentra la tarima flotante y el suelo laminado.

La tarima flotante está fabricada en madera natural de alta calidad. Son pequeños bloques del grosor de un azulejo aproximadamente, que se fija encima de la superficie del suelo. Por el material de fabricación, suele tener una durabilidad bastante buena, aunque su costo también suele ser relativamente alto.

En cambio, el suelo laminado es más bien un material sintético que simula ser madera. Suele ser más barato, y requerir de menores cuidados en consideración con la madera, pero su durabilidad también puede mermar bastante dependiendo la calidad y la marca.

Iluminación

Renovar los sistemas de iluminación suelen ser un tipo de reformas sin obras que no solo es útil, sino que también bastante económico. Además, puede ayudarnos a reducir los gastos energéticos del piso.

Este cambio es tan simple como optar por bombillas ahorradoras de luz blanca. Igualmente, siempre se puede maximizar la mayor cantidad de ambientes con luz natural. De esta forma, el gasto de electricidad por conceptos de iluminación suele reducirse al mínimo, y generalmente, no genera escombros.

Si queremos ir más allá, también podemos cambiar los electrodomésticos por clase A+++ que aprovechen mejor la eficiencia energética, ahorrándonos así unos euros al año.

¿Es caro reformar sin obras?

Generalmente, los materiales para la obra en seco suelen tener precios relativamente similares a los de las obras comunes. Además, inclusive para ciertos materiales, termina siendo más barato, ya que no requieren mano de obra cualificada para la instalación muchas veces.

Basta con contar con las herramientas necesarias para la instalación, y gozar de los conocimientos básicos de reformas.

Deja una respuesta