Pasa cada cierto tiempo: ha llegado el momento de reformar una vivienda, y estás buscando consejos que te ayuden a hacerlo bien, sin gastar demás, y sin complicarte demasiado. En este artículos os vamos a dar las claves más básicas para que vuestras reformas sean pan comido ¡Vamos allá!

Consejos para reformar una vivienda ¿Qué es lo que debemos tomar en consideración?

Empecemos entonces, con los consejos que tenemos para ofreceros, tanto si es la primera vez que realizáis la reforma de una vivienda, o si ya estáis acostumbrados:

Realiza una lista

Antes de meterte de lleno, nuestro primer consejo es que analices con calma todos los elementos de la vivienda que piensas reformar, para así saber si piensas realizar cambios a profundidad o no. Además, es probable que realizar varios trabajos a la vez, salga mucho más económico en cuanto a mano de obra que realizar unos pocos, así que ojo con esto.

Obtén presupuesto

Luego del paso anterior, es hora de solicitar presupuesto. Nosotros recomendamos ampliamente que consultes con empresas que sepan lo que hacen. El personal cualificado siempre termina siendo más rentable, ya que no tendrás que atravesar por problemas de obras, falta de recursos o fallas en los presupuestos. Si es necesario, puedes solicitar reformas que hayan completado con éxito para hacerte una idea de cómo trabajan.

Importante además, solicitar presupuestos a varias empresas. Nosotros recomendamos al menos 3 presupuestos, y dependiendo de la variabilidad de precios que tengas, podrías elegir entre los dos más económicos, o inclusive el más caro si te ofrece más garantías o mejor calidad. Dependerá mucho de tu capital o crédito.

Compra materiales en cantidad

Algunas empresas no solo se encargan de realizar las reformas, sino que además te pueden vender los materiales necesarios. Lo ideal, es consultar también los materiales a utilizar. Compara precios lo más posible, y elige siempre la opción que sea más adecuada. Considera la durabilidad, precio y calidad de los materiales a adquirir, así como otros elementos como su cuidado, tratándose de elementos delicados como lo es la madera.

Si no tienes idea de qué materiales elegir, puedes consultar a la constructora a la cual has solicitado presupuesto. Los especialistas en general, te darán la opción que vaya más de acuerdo con las necesidades que tengas. Pon siempre sobre la mesa cuáles son tus necesidades: menor precio, mayor durabilidad, punto medio, etc.

Una vez hayas elegido lo necesario, y tengas un punto dónde pienses comprar, intenta adquirir todo en el mismo lugar de ser posible. Esto, porque en general, dependiendo de los materiales, los costos de envío te ahorrarán mucho dinero. Además, podrías solicitar un precio especial por comprar varios materiales a la vez.

Siempre que puedas, evita las obras

Junto con el consejo anterior, se encuentra este. Y es que, las reformas son algo que todos deseamos, hasta que tenemos todo en casa lleno de polvo, y hecho un desastre. Además, las obras suelen ser mucho más costosas que las reformas sin obras…

Consulta con los especialistas qué materiales puedes usar para reformar sin obras, y que termine saliendo bastante más económico, tanto en mano de obra, como en materiales.

Consulta a un decorador

Cuando se trata de decoración, existen una gran cantidad de factores inimaginables que pueden afectar. Tratándose de un hogar para nuestro uso, es posible que de lo mismo, porque posiblemente queremos algo hecho a nuestro gusto, y con una decoración adecuada para nuestras necesidades.

Sin embargo, si lo que estás pensando, es reformar una vivienda para alquilar o vender, lo ideal es contratar a un decorador o interiorista, ya que ellos conocen bien muchos factores para hacer de un piso un lugar acogedor.

Ten algo extra a mano en tu presupuesto

Una de las peores cosas que te puede suceder, es que tu presupuesto no sea correcto, y te quedes sin dinero antes de que finalice todo, y te quedes varado a medio camino. Es un verdadero rollo, y es algo bastante frecuente, considerando que pueden suceder problemas durante las rehabilitaciones, y a menudo, es posible que siempre quede faltando algún tipo de materiales.

Por ello, es importante contar con algo de dinerillo a la mano extra, que nos ayude a solventar todos los problemas que puedan presentarse. En general, debería bastar con un 10-20% de presupuesto adicional. De esta forma, te evitas cualquier tipo de sorpresas incómodas que puedan surgir durante la obra.

En el peor de los casos, tendrás algo de dinero adicional a la mano, y que tendrás listo para algo importante.

Ayudas y financiación

Ahora que ya tienes todo lo básico, lo ideal es empezar a buscar financiación y ayudas que te permitan llevar a cabo unas reformas profesionales. Hay muchas empresas de reformas que se dedican a realizar planes crediticios, aunque todo dependerá de si es realmente viable para ti.

También está el solicitar algún tipo de crédito al banco, aunque deberás considerar una gran variedad de factores, para determinar cuánto es lo que realmente terminarás pagando, para obtener el menor margen de gastos.

Por último, siempre tendrás otras opciones, como por ejemplo el Plan de Vivienda 2018-2021 del Ministerio de Fomento, el cual aplica para:

  • Mejoras de eficiencia energética y sostenibilidad de viviendas
  • Conservación, mejora de la seguridad y uso de la accesibilidad

Importante además que las inversiones de esta índole son desgravables de la Renta de las Personas físicas, por lo cual puedes recuperar parte de tu inversión.

Deja una respuesta